Posteado por en Jun 17, 2013 en Agendas, Cuadernos, Ideas para Regalo, Regalo Promocional | Ningún comentario

A veces, uno de los grandes retos a los que marketinianos y comerciales nos vemos enfrentados es a la búsqueda de un artículo promocional que equilibre coste, imagen y funcionalidad.

Hay quien, por inercia, concibe en artículo promocional como un detalle económico y, en muchos casos, de dudosa calidad.

Lo cierto es que no hay nada más lejos de la realidad, dado que el abanico de artículos en el mercado es enorme y , por supuesto, hay de todo…y en todos los sentidos.

Por otro lado,- y con mayor crudeza en el entorno B2B o a nivel institucional-, los regalos han empezado a ocupar una zona gris desde el punto de vista ético, tanto en cuanto  la política y escándalos públicos le han hecho ganar mala fama.

Sin embargo, el mercado ha sabido encontrar una salida, habiendo fomentado otro tipo de detalles de carácter más profesional, de valor práctico y cuidando con esmero la imagen corporativa y los productos en sí mismos: calidades, acabados, sellos medioambientales…

El hecho de obsequiar con un detalle funcional y de utilidad en el entorno de trabajo parece reflejar transparencia y buena fe…es un regalo de gratitud, amable y sin dobles intencionalidades.

Piezas de escritura, pequeños ítems tecnológicos, artículos de escritorio, maletines, gadgets de sobremesa…forman parte de este tipo de obsequios. Laboratorios y empresas del sector farmacéutico, regidos por el manual de buenas practicas del sector y que ha sido validado a nivel europeo, son fieles a este tipo de artículos publicitarios, siempre vinculados al entorno de trabajo y cuidando el valor/coste de los mismos.

Estas políticas, fueren manuales de buenas prácticas, códigos éticos, normativas sobre obsequios y regalos…son cada vez más habituales en grandes y pequeñas empresas, y es importante conocerlos a fin de evitar inversiones en detalles que serán devueltos o no admitidos y que además podrían generar cierta negatividad.

Precisamente estos son algunos de los motivos que han fundamentado las bases del éxito de los notebooks. Cuadernos de notas, que pueden corporativizarse en mayor o medida y que admiten complementos, fueren de escritura, memorias USB, agendas o dietarios a juego, mouse pads…Siempre piezas de poco valor económico, pero de alto valor práctico.

Suelen contar con importante espacio para publicidad, desde mancha  publicitaria en el interior, hasta las propias tapas; pudiendo sofisticarlo hasta fabricarlos prácticamente a medida.

Aún siendo más sencillos (estéticamente y en composición), que los Lanybook, su semejanza a los archiconocidos Moleskine y la posibilidad absoluta de personalización les ha otorgado una muy buena posición en el mercado.

Fabricados en Italia y con papel FSC, dan garantías de acabados cuidados y de la más esmerada calidad.

Múltiples opciones en cuanto a materiales e interiores, además de la posibilidad de realizar formatos a medida o totalmente personalizados son las claves principales de su éxito.