Posteado por en Sep 5, 2017 en Regalo Promocional | Ningún comentario

A la hora de envasar, conservar, manipular, calentar o consumir alimentos o bebidas, no todo vale. En la última década y particularmente en este último trienio se está realizando una importante tarea de educación y concienciación en este sentido, y es que la medicina y la ciencia han dado voces de alerta ante la existencia de químicos utilizados en envases y contenedores que están afectando a nuestra salud.

La industria alimentaria y los fabricantes de botellas u otro tipo de envases se han comprometido en el cumplimiento de las normativas que regulan las nuevas formas de conservación de alimentos y bebidas, pero también está en manos de los consumidores cuidar la forma en la que los manipulan y hacen uso de ellos.

En el regalo promocional, siempre al día en estas materias, hace ya años que venimos cuidando la oferta en detalles tan en boga como las fiambreras o lunch packs, botellas y bidones, tazas o vasos de viaje, sandwicheras o portabocadillos, cantimploras y en general, los recipientes utilizados para transportar o conservar productos alimentarios o que pudieran estar en contacto con ellos.

Pero, ¿qué significan las siglas que vemos ahora y qué ingredientes/componentes debemos evitar?

BPA: es la abreviación de Bisfenol A, un químico presente en los plásticos y sus derivados; se encuentra en envases de alimentos y bebidas recubiertos con resina epoxi, como la parte interna de las latas de comidas y en plásticos de policarbonato (PC), usado en la fabricación de recipientes de comidas, envases de bebidas y aguas e incluso biberones.  El BPA fue descubierto por primera vez en la década de l890, pero en fue en 1950 donde los químicos comprobaron que podía ser mezclado con otros compuestos para producir plástico fuerte y resistente. También es posible encontrarlos en productos de higiene, DVDs, lentes, etcétera.En algunos casos, el BPA es sustituido por bisfenol.

Según la nutricionista Daniela Ghiardo  Hace más de 30 años se descubrió que el BPA es un componente que puede interactuar con hormonas como los estrógenos (hormonas sexuales femeninas) y afectar la función del sistema endocrino, desarrollo sexual y la fertilidad de hombres y mujeres. En el año 2008 se descubrió que quienes bebían o consumían alimentos con BPA tenían 3 veces más posibilidades de sufrir enfermedades cardíacas y 2 veces mayor tendencia a padecer diabetes. El BPA también causa efectos negativos en la función de la tiroides, metabolismo de las grasas, diabetes, hipertensión y es un potente cancerígeno.

El uso de BPA ya se ha visto retistringido y controlado en la Unión europea, China, Malasia, canadá y EEUU, especialmente en los productos para niños.

Ftalatos: Los ftalatos son un grupo de sustancias químicas sintéticas, relacionadas estructuralmente con el ácido orgánico conocido como ácido ftálico. Los ftalatos se utilizan principalmente en plásticos, sobre todo en PVC, en los que actúan como plastificantes. Los ftalatos también están presentes en una amplia gama de productos industriales, para el hogar y de consumo incluso productos de higiene personal como tuberías, revestimientos de vinilo para pisos y paredes, material de techado, cristal de seguridad, componentes de automóviles, aceites lubricantes, detergentes, embalajes de alimentos, adhesivos, pinturas, tintas, tubos médicos, bolsas de sangre, productos farmacéuticos, calzado, cables eléctricos, artículos de papelería, esmalte de uñas, espuma para el cabello, jabones, champús, perfumes, cremas hidratantes y, hasta hace poco tiempo, en juguetes.

Determinados ftalatos han sido prohibidos en la UE para ciertos usos, como en juguetes y artículos para el cuidado de los niños.

La lista de variedades de ftalatos es numerosa, pero diversos estudios han asociado efectos adversos sobre el medio ambiente y la salud en algunos de ellos. La organización británica ChemTrust, dedicada a la protección de la naturaleza y los seres humanos frente a los productos químicos nocivos, publicaba el año pasado un estudio sobre los efectos de contaminantes en la salud reproductiva de machos vertebrados en libertad. En el caso de los ftalatos, los responsables del estudio indicaban numerosas especies analizadas con modificación del género sexual, cáncer testicular, deformaciones genitales, cantidades bajas de esperma o infertilidad, al haber estado en contacto con estas sustancias.

Cadmio: Metal que se encuentra en la corteza terrestre, asociado con minerales de cinc, plomo y cobre.

El cadmio puro es un metal blando de color plateado.  El cloruro de cadmio y el sulfato de cadmio son solubles en agua. El cadmio tiene los siguientes usos:

baterías (83%)

pigmentos (8%)

recubrimientos electrolíticos (7%)

estabilizadores para plásticos (1.2%)

aleaciones sin fierro, instrumentos fotovoltaicos y otros usos (0.8%)

Una exposición a niveles significativamente altas ocurren cuando la gente fuma. El humo del tabaco transporta el Cadmio a los pulmones. La sangre transportará el Cadmio al resto del cuerpo donde puede incrementar los efectos por potenciación del Cadmio que está ya presente por comer comida rico en Cadmio. Otra alta exposición puede ocurrir con gente que vive cerca de los vertederos de residuos peligrosos o fábricas que liberan Cadmio en el aire y gente que trabaja en las industrias de refinerías del metal. Cuando la gente respira el Cadmio este puede dañar severamente los pulmones. Esto puede incluso causar la muerte. El Cadmio primero es transportado hacia el hígado por la sangre. Allí es unido a proteínas pora formar complejos que son transportados hacia los riñones. El Cadmio se acumula en los riñones, donde causa un daño en el mecanismo de filtración. Esto causa la excreción de proteínas esenciales y azúcares del cuerpo y el consecuente daño de los riñones. Lleva bastante tiempo antes de que el Cadmio que ha sido acumulado en los riñones sea excretado del cuerpo humano.

Otros efectos sobre la salud que pueden ser causados por el Cadmio son:

Diarreas, dolor de estómago y vómitos severos

Fractura de huesos

Fallos en la reproducción y posibilidad incluso de infertilidad

Daño al sistema nervioso central

Daño al sistema inmune

Desordenes psicológicos

Posible daño en el ADN o desarrollo de cáncer.

 

¿Que debemos tener en cuenta a la hora de comprar y manipular envases de alimentos ó bebidas?

Evita los alimentos procesados: Come alimentos frescos, enteros. No tomes alimentos enlatados o envasados en recipientes de plástico que lleven los números 3,7 o las letras “PC”.

Bebe de botellas de vidrio o tritán (Buena resistencia térmica, buena resistencia química, excelente claridad, alto flujo, buena resistencia a los aceite)

Aléjate de todo aquello que tenga BPA o componentes dañinos

selectivo con los juguetes: Vigila que el juguete que compras a tu hijo no contenga BPA, más si los suele chupar.

No utilices plástico en el microondas: No utilices plástico para introducir alimentos en el microondas, almacena los alimentos en vidrio.